domingo, 30 de agosto de 2015

Lupus : Un padecimiento autoinmune

 El lupus es una de las enfermedades denominadas autoinmunes, es decir, que por sí solo el sistema inmunológico comienza a destruir su propio organismo.

Dicha enfermedad ataca a diversos órganos, ya que lejos de identificar a las bacterias dañadas y que tiene que destruir, comienza a dañar lo que está sano como cerebro, corazón, riñón, pulmón y articulaciones”, puntualizó el jefe del Departamento de Reumatología Pediátrica del Hospital General de Occidente (HG0), perteneciente a la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), Gabriel Vega Cornejo.

Indicó que en ocasiones es muy difícil su diagnóstico puesto que el paciente suele acudir con algún especialista dependiendo del tipo de problemas que presenta. “También se puede ver afectada la piel, aparece una mancha roja en la cara, como un tipo ala de mariposa y es en ambas mejillas a lo que se le llama lupus eritematoso, además de úlceras en la boca”.

La causa del lupus no se sabe a ciencia cierta, son muchas las teorías que se tienen sobre la presencia de la enfermedad, desde la misma radiación solar, procesos infecciosos, algunas infecciones virales o bacterianas.

El padecimiento es más común en mujeres en edad reproductiva debido a que las hormonas femeninas como los estrógenos, favorecen a este tipo de enfermedades, pero también puede afectar a niños y a personas de la tercera edad. En esta última etapa, las manifestaciones son más leves y no tan graves como ocurre en la juventud”, agregó Vega Cornejo.

El tratamiento depende del órgano que se encuentre afectado y puede utilizarse cortisona en altas dosis, así como los medicamentos inmunosupresores, es decir, que suprimen la función del sistema inmunológico, puesto que funciona de manera desordenada y hay que ponerle un alto al mismo. El mayor número de muertes por esta enfermedad es por las afecciones del riñón.

Actualmente, con los medicamentos como la cortisona y el inmunosupresor, se puede evitar que el paciente llegue a morir. Si se detecta a tiempo la enfermedad y se da un tratamiento adecuado, puede conseguirse que el enfermo viva muchos años con una buena calidad de vida.

De cada 100 pacientes, 90 responden al tratamiento inicial y sólo un 10 por ciento responde a las terapias convencionales, de lo cual dependerá la calidad de vida del enfermo”, precisó el experto.

Síntomas

Los síntomas de las enfermedades autoinmunes siempre van acompañados de cansancio que no mejora con el descanso, fiebre, pérdida de cabello, de peso, dolores en articulaciones e inflamación de las mismas, afecciones en la piel y anemia, entre otros.
LEE ESTE COMPLETO ARTICULO --->AQUI

sábado, 29 de agosto de 2015

Lupus: caleidoscopio autoinmune ( ESPAÑA)


 El nombre de la enfermedad procede de la voz latina para el canino de los bosques cuyas mordeduras en la cara del ser humano en tiempos pasados se asemejaban a las graves lesiones faciales, hoy ya inusuales, que podían presentar quienes sufrían este trastorno autoinmune. Caracterizada por una multiplicidad de síntomas, la enfermedad puede manifestarse de distinta forma a lo largo de la vida de un mismo paciente.    Según explica a Infosalus el doctor Ricard Cervera.

LEE MÁS DE ESTE COMPLETO ARTICULO ---> AQUI

sábado, 8 de agosto de 2015

Fortalecer la relación médico paciente: alternativa fundamental para vivir con lupus

Cualquier persona puede tener lupus, pero se presenta con mayor frecuencia en mujeres entre los 20 y 50 años. Por cada 9 mujeres con la enfermedad, hay un hombre.
El lupus es una enfermedad autoinmune que puede manifestar complicaciones en cualquier parte del cuerpo, como la piel, las articulaciones o los órganos internos .
Según los especialistas, para diagnosticar y tratar adecuadamente esta enfermedad la primera clave es fortalecer la relación médico – paciente, pues a partir  de una buena comunicación las personas que viven con lupus expresan mejor sus síntomas y así se determina qué tipo de tratamiento debe seguir.
“El lupus puede ser una enfermedad grave que no tiene cura y podría llegar a causar un daño severo en cualquier órgano, causando una interrupción en el funcionamiento de los riñones, el cerebro, el pulmón, el corazón, entre otros. Sin embargo, la enfermedad es controlable, por lo que se requiere que el paciente se adhiera al tratamiento siguiendo las recomendaciones expresadas en cada consulta para mejorar su calidad de vida”, explica el médico  Daniel Fernández, internista y reumatólogo del Hospital San Ignacio.
Para el médico Fernández es fundamental que en la consulta el paciente pueda hablar abierta y cómodamente de los síntomas que está experimentando. “Este es un escenario perfecto para que especialista y paciente fortalezcan su relación y atiendan la enfermedad, mejorando la calidad de vida de quien vive con ella”, dijo.
El lupus puede ser difícil de diagnosticar, pues se manifiesta de manera diferente en cada persona. Los síntomas de la patología, al ser tan amplios y variados, pueden aparecer y desaparecer, afectando distintas partes del cuerpo. Por esta razón, es importante que el paciente identifique si presenta algunas de las señales o síntomas de la enfermedad, con el fin de recurrir y fortalecer su relación con el médico tratante en búsqueda de alternativas para tomar medidas preventivas y mejoras a futuro desde su fase inicial.
Estos son algunos de los síntomas que presentan las personas que viven con lupus. Algunos de ellos son más comunes que otros:
- Manchas rojizas en la piel, a veces en la cara toman la forma de mariposa
- Artritis (dolor e inflamación articular)
- Fiebre inexplicable
- Dolor en el pecho a veces acompañado de dificultad para respirar
- Fatiga extrema (sentirse cansado todo el día)
- Alopecia o pérdida de cabello
- Palidez de los dedos de manos o pies cuando se exponen al frío
- Úlceras en boca o nariz
- Sensibilidad al sol
- Abortos repetidos
- Convulsiones
- Problemas del riñón
“Para un adecuado manejo con los pacientes, se sugiere generar un ambiente de confianza con ellos, que vean al médico como un amigo, como una persona que está para apoyarlos. El médico debe utilizar un lenguaje sencillo para que haya un claro entendimiento y fortalecer la relación médico-paciente”, indicó el médico Fernández.
LEE ESTE ARTICULO ---> AQUI

viernes, 7 de agosto de 2015

Las células madre mesenquimales, una opción prometedora en las enfermedades musculoesqueléticas

Los estudios en lupus eritematoso sistémico y en síndrome de Sjögren con células alogénicas han sido positivos, si bien son necesarios estudios controlados.
Las células madre mesenquimales tienen capacidades inmunorreguladoras con tendencia clara a disminuir los fenómenos inflamatorios. Esto, unido a su buena tolerancia, invita a usarlas en el contexto de enfermedades en las que el sistema inmune está regulado de manera anómala y existen fenómenos de inflamación como son las enfermedades autoinmunes reumatológicas. “En concreto, los estudios en lupus eritematoso sistémico (LES) y síndrome de Sjögren con células alogénicas (procedentes de donantes), han tenido buenos resultados”, según puso de manifiesto Benjamín Fernández-Gutiérrez, jefe de sección de reumatología del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, en el marco del XLI Congreso Nacional de la Sociedad Española de Reumatología (SER), celebrado en Sevilla.
A juicio del experto, “en dicha investigación, las células fueron transfundidas vía sistémica en pacientes que habían sido refractarios a otras terapias. El problema sigue siendo la falta de estudios controlados”.
Las células madre mesenquimales son capaces de diferenciarse a distintos tipos celulares entre los que se incluyen los osteocitos, los condrocitos o los tenocitos, entre otros. Además, presentan propiedades inmunomoduladoras. “Estas dos características -unidas a su capacidad de migración y su prácticamente total ausencia de rechazo por el receptor de las mismas- hacen que potencialmente puedan utilizarse en el tratamiento de patologías en las que se precise un recambio celular y/o en patologías en las que necesitemos modular a la baja el sistema inmunológico y/o disminuir los fenómenos inflamatorios”, explica Fernández.
Asimismo, -añade- “las células madre mesenquimales apenas expresan en superficie moléculas del complejo mayor de histocompatibilidad, por lo que son aptas para tratamientos alogénicos (células de un donante) sin precisar compatibilidad genética ni tratamiento inmunosupresor concomitante. En este sentido pueden administrarse como si fuera una transfusión”.
Por otra parte, los estudios realizados en artrosis se basan, en casi todos los casos, en tratamientos con células madre mesenquimales autólogas en el contexto de inyección intrarticular en rodilla. En general, son estudios no controlados y asociados con otros tratamientos como artroscopia, ácido hialurónico, plasma rico en plaquetas, microfracturas y/o meniscectomía.
En opinión del experto, “los resultados son, en general, buenos. Si bien, la heterogeneidad de los estudios y la falta de grupo control no permiten sacar conclusiones claras al respecto”.
Respecto a la artritis reumatoide, “no existen, en la actualidad, datos claros sobre la utilidad de las células madre mesenquimales frente a esta patología. Existe un estudio controlado, usando células madre mesenquimales obtenidas de tejido adiposo que fueron administradas como transfusión. Se trata de una investigación diseñada como estudio de seguridad y en ese sentido es exitosa; sin embargo los datos en cuanto a efectividad no son concluyentes”.
LEE COMPLETO EL ARTICULOM ---> AQUI

jueves, 6 de agosto de 2015

¿Sabía que el lupus se presenta con mayor frecuencia en mujeres entre los 20 y 50 años?

El lupus es una enfermedad autoinmune que puede manifestar complicaciones en cualquier parte del cuerpo (la piel, las articulaciones y/o los órganos internos). Según los especialistas, para diagnosticar y tratar adecuadamente esta enfermedad, la primera clave es fortalecer la relación médico – paciente, pues a partir de una buena comunicación las personas que viven con lupus expresan mejor sus síntomas y así se determina qué tipo de tratamiento debe seguir.

“El lupus puede ser una enfermedad grave que no tiene cura y podría llegar a causar un daño severo en cualquier órgano, causando una interrupción en el funcionamiento de los riñones, el cerebro, el pulmón, el corazón, entre otros. Sin embargo, la enfermedad es controlable, por lo que se requiere que el paciente se adhiera al tratamiento siguiendo las recomendaciones expresadas en cada consulta para mejorar su calidad de vida”, explica el Dr. Daniel Fernández, Internista – Reumatólogo del Hospital San Ignacio.

Para el Dr. Fernández es fundamental que en la consulta el paciente pueda hablar abierta y cómodamente con su médico de los síntomas que está experimentando. Este es un escenario perfecto para que especialista y paciente fortalezcan su relación y atiendan la enfermedad, mejorando la calidad de vida de quien vive con ella.

El lupus puede ser difícil de diagnosticar, pues se manifiesta de manera diferente en cada persona. Los síntomas de la patología, al ser tan amplios y variados, pueden aparecer y desaparecer, afectando distintas partes del cuerpo. Por esta razón, es importante que el paciente identifique si presenta algunas de las señales o síntomas de la enfermedad, con el fin de recurrir y fortalecer su relación con el médico tratante en búsqueda de alternativas para tomar medidas preventivas y mejoras a futuro desde su fase inicial.

LEE COMPLETO ESTE ARTÍCULO ---> AQUI

miércoles, 5 de agosto de 2015

Son mujeres más propensas a “reumas”

Las mujeres, principalmente en la edad adulta, son más propensas que los hombres a padecer enfermedades reumáticas, informó Yaneth Barragán Navarro, reumatóloga del Hospital General Regional (HGR) 20 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).
Mediante un comunicado, explico que los males más comunes son la artritis reumatoide, lupus y padecimientos inmunológicos.
"Hay otras afecciones que se presentan más entre los hombres, como la gota; pero en general el reumatismo es un padecimiento femenino. Todas las personas tenemos predisposición de padecer algún tipo de estas enfermedades”, enfatizó. 
Barragán Navarro explicó que el lupus no tiene una sola causa porque es multifactorial, además de que intervienen en forma importante elementos hormonales y la composición estrogénica; y también influyen factores genéticos y ambientales.

DESGASTE DE CARTÍLAGO
Los primeros síntomas del lupus se presentan en mujeres muy jóvenes, cuando éstas inician su periodo menstrual, prosiguió la reumatóloga, y en mujeres en edad reproductiva hasta 35 años. Aclaró que en mujeres mayores no es tan frecuente pero puede presentarse la enfermedad. 
"Entre la población en general el tipo más común de afección articular o artritis es la osteoartrosis: una molestia en el cartílago articular, pues éste se va gastando, lo que es más frecuente personas que realizan movimientos repetitivos, como choferes mecanógrafas o corredores.
"Cualquier persona, aunque no realice alguna de estas actividades ni tenga sobrepeso, puede desarrollar la enfermedad, porque el desgaste es un proceso natural del cartílago”, remarcó Barragán Navarro. 

LEE ESTE ARTICULO ---> AQUI

martes, 4 de agosto de 2015

Belimumab fue aprobado por el Invima para adultos con Lupus (COLOMBIA)

El Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima) , mediante resolución del 06 de octubre de 2014, concedió el registro sanitario a belimumab, un nuevo medicamento de la farmacéutica GSK que ofrece una opción de tratamiento para pacientes adultos que viven con Lupus Eritematoso Sistémico (LES).
El Lupus Eritematoso Sistémico (LES) se presenta cuando el cuerpo crea anticuerpos que atacan y destruyen los órganos, tejidos y células sanas, lo que a menudo provoca inflamación, dolor o daño en los sistemas de órganos importantes, especialmente en la piel, las articulaciones, la sangre y los riñones.

Este medicamento está indicado como terapia complementaria en pacientes adultos con Lupus Eritematoso Sistémico (LES) con autoanticuerpos positivos, con un alto grado de actividad de la enfermedad a pesar del tratamiento estándar y que no presenten nefritis activa severa o lupus activo severo del sistema nervioso central. Este fármaco se administra por vía intravenosa mediante infusión y debe ser suministrado por un profesional entrenado en el tratamiento de reacciones de hipersensibilidad incluyendo la anafilaxia.
“La aprobación de este medicamento en nuestro país abre la puerta a nuevas opciones de tratamiento para pacientes con lupus. Hace más de 50 años no se aprobaba un medicamento indicado específicamente para tratar la enfermedad y reducir la actividad crónica persistente de la misma”, afirmó María Eugenia Duarte, Directora Médica de GSK Colombia.
LEE COMPLETO ESTA INTERESANTE NOTICIA ---->AQUI